martes, 7 de septiembre de 2010

EL MUNDO ES INJUSTAMENTE JUSTO

El mundo es injustamente justo, la vida es imperfectamente perfecta o al revés. El mundo, el universo, el cosmos es imperfectamente perfecto y la vida es injustamente justa.

Todo esta calculado a la perfección. Al creado no se le olvido nada, ni el último detalle, aunque todo lo creo en base a pruebas, a un aprendizaje que demoró millones de millones de años en nuestra dimensión. En su dimensión todo pasaba en cuestión de minutos. Todo fue previsto , porque en su dimensión: pasado, presente y futuro pasan al mismo tiempo. Es por eso que todo lo que fue escrito antes sobre el futuro y está sucediendo. El ser humano al igual que su creador puede ver estos tiempos, viajar a diferentes dimensiones al mismo tiempo. El ser humano tiene a su creador en secreto , en su interior.

Todo fue hecho de tal manera, que se le dio al hombre la capacidad de búsqueda, el derecho a la duda y al análisis. El ser humano puede crear y destruir, puede ser Dios o demonio, puede traspasar a los cielos o a los infiernos. Todo depende de él y también de fuerzas superiores a él.

Todo el universo material e inmaterial está formado en escalas. Todos somos iguale y todos somos diferentes. Cada uno vive en el mundo escogido por él rodeado por sus iguales y se juntará con los que vibren con su misma frecuencia. Todo es un proceso de aprendizaje porque el espíritu, la mente, el alma, y la conciencia son eternas. Jamás la energía muere, pero nosotros , nuestra esencia, nunca deja de aprender.

Toda la creación es imperfectamente perfecta, es infinitamente finita. El Creador es todo, es el cosmos, es la naturaleza, es tu hermano, tu padre, tu madre, el niño de la calle, el tirano, el santo, el que muere sin pena ni gloria, el que nace y llora, el que sufre y el que ríe, el que se esconde en lo más íntimo de tu ser. El que aprende del hombre y el hombre no adivina a aprender de El.

El es el proveedor de la vida, la energía pura, la luz y la oscuridad, es el mismo Satanás, el es el mismo Jesús, el mismo Jehová, el mismo Ala, y el mismo hombre ignorante. Todo fue creado por El y todo tiene un objetivo, un propósito
oculto. El es el Padre, el que creo la maravilla del gran cosmos que es igual al mismo gen que ni siquiera miles de sabios lo han podido descifrar ni todos los seres humanos del mundo habidos y por haber han podido conocer los misterios de la vida. Si uniéramos todos los cerebros del mundo y toda la inteligencia de los seres vivos del Universo, no lograríamos igualar a su inteligencia, porque el nos supera en espacio y tiempo. Pero sobre todas las cosas, El es la máxima expresión del amor.

“Francisco Guayasamin”

No hay comentarios:

Publicar un comentario