lunes, 19 de junio de 2017

TRAS LAS HUELLAS DE SODOMA


En la esquina suroeste del Mar Muerto se localizó la ciudad de Sodoma (Usdom) y en las proximidades de ésta se encontraban las ciudades de Gomorra, Adma, Zeboim y Bela. Estas ciudades estuvieron gobernadas por un rey, quien era considerado como especie de intermediario entre Dios y sus súbditos. Para una buena administración estos reyes eran asesorados por una asamblea de ancianos.

En el centro de cada una de estas ciudades cananeas se localizaba un templo y bajo el suelo del palacio real había una cámara para guardar el tesoro y los víveres que eran repartidas entre la población en tiempos de carestía o de guerra.

Antes del colapso de Sodoma y Gomorra cada una de estas ciudades estuvieron gobernadas por los reyes Bera y Birsa. Según el libro del "Génesis" las urbes mencionadas solían confederarse para protegerse del ataque de otros pueblos, especialmente de los gobernados por los reyes babilónicos. Esta región fue siempre convulsionada, pues estuvo en el centro de dos grandes civilizaciones, al norte se desarrolló la sumeria y al sur la egipcia. Para protegerse de los ataques continuos de sus conquistadores, estas ciudades se encontraban fortificadas y para ingresar a ellas se tenía que pasar por dos o tres portones. Los trabajos arqueológicos han dado a conocer que a las murallas de las ciudades les precedía una zanja que tenía aproximadamente quince metros de profundidad y ochenta metros de ancho.

La tranquilidad de estos pueblos era rota de vez en cuando, por la instalación en sus inmediaciones de caravanas de pueblos nómadas. En esta época la diferencia cultural entre los pueblos sedentarios y los nómadas era abismal. Desde el punto de vista de los nómadas y seminómadas las ciudades eran el lugar de todos los vicios y todas las idolatrías. La ciudad era para envilecerse y para enriquecerse, un signo del orgullo del hombre contra Dios.

La economía de Canaàn dependía de la exportación de vino, aceite, miel, betún y granos, gracias a esta actividad mantenían un nivel de vida elevado. El estilo de vida de estas ciudades favoreció básicamente a comerciantes y artesanos quienes vivieron ostentosamente.

Para conocer sobre las creencias religiosas de los pueblos de Sodoma y Gomorra es importante estudiar los trabajos arqueológicos e historiográficos de los profesores W. Albright, M. Kyle y Francois Castel, especialistas en el Israel prejudío.

Los cananeos adoraban principalmente a Baal, "el dios del rayo, jinete de las nubes y señor de la lluvia primaveral que aseguraba las cosechas". Junto a este dios se rindió culto a la diosa Anat y el dios Dagòn. Estos tres dioses aparecen en las controversias religiosas entre judíos y cananeos.

A más de los dioses citados, se ha encontrado en la zona de Canaàn vestigios de del culto a Astarté diosa de la prostitución sagrada. Este rito obligaba a las mujeres a ofrecer servicios sexuales a los extranjeros como un manifiesto de hospitalidad, "confiando en la remota posibilidad de que aquel caminante recién llegado fuese hijo de un dios o un dios mismo y que por la atención recibida, colmara la mansión familiar de infinitos y preciados dones". Para entender el conflicto suscitado entre los cananeos y sus vecinos es importante analizar el momento del arribo de extranjeros a territorios cananeos.

En este punto, los historiadores señalan que es imposible fechar con exactitud la llegada a la región de Canaàn, de grupos semíticos procedentes de Ur de Caldea, sin embargo los asiriólogos consideran que esta emigración debió darse en tiempos del rey Hammurabi. Es decir el año 2000 A.C.

El libro del "Génesis" narra que el patriarca Abram arribó a Canaàn en compañía de su sobrino Lot, y éste debido a la escasez de alimento para sus criados y animales tuvo que separarse de su tío e ir a vivir dentro de la ciudad de Sodoma. Y aconteció a la caída de una tarde mientras Lot se encontraba sentado a la puerta de la ciudad que llegaron "dos ángeles...y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo y les dijo: Ahora mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y os lavaré vuestros pies".

Contraria a la actitud de Lot, fue la de los habitantes de Sodoma quienes según este relato se mostraron descorteses y altaneros con los huéspedes de Lot.  Las escrituras hebreas afirman que en castigo por la xenofobia de los habitantes de Sodoma los ángeles decidieron destruir dicha ciudad, para ello "Dios hizo llover sobre Sodoma y Gomorra, azufre y fuego desde los cielos y destruyó las ciudades y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades y el fruto de la tierra".

Aquí empieza a manifestarse lo que en el futuro sería una cultura propia de Israel, según la cosmovisión judía, Dios se pone al lado del débil, de la víctima y castiga con duras penas al "malo y al idólatra". Para conocer el criterio de los profetas de Israel sobre cual fue el pecado de los habitantes de Sodoma se ha realizado un análisis profundo a la Biblia, para esto se ha tomado algunas versiones de la Biblia entre ellas la de Reina Valera, la de Torres Amat, las Ediciones Paulinas y la de Ferrara.

En el libro: "Deuteronomio", cuando Moises recuerda a los hebreos sobre su "pacto con Dios", les advierte de no "servir a los dioses de otras naciones", puestos que los pueblos extranjeros son llenos de abominaciones por adorar a ídolos de madera y piedra, de plata y oro. Dentro este llamado les recuerda que ha causa de la idolatría se encendió la ira de Dios contra Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim.

El profeta Moises quien es considerado por los judíos como el primero y el más grande de sus profetas, previno ha sus tribus diciéndoles que si les pasa lo mismo que le sucedió a los habitantes de Sodoma y Gomorra y la gente se preguntara: ¿Por qué hace Dios eso a esta tierra? La respuesta será porque dejaron a su dios "y sirvieron a dioses ajenos, y se inclinaron a ellos, dioses que no conocían y que ninguna cosa les habían dado".

Durante el reinado de Roboam hijo del rey Salomón, el profeta Jeremías relata que el pueblo de Judá cayó en la idolatría, cuando edificó "en lugares altos, estatuas e imágenes de la diosa Asera". En esta narración se considera a los devotos de Asera como los "sodomitas del reino", por el contexto donde el término "sodomita" es utilizado se puede deducir que se ha empleado la palabra sodomita como sinónimo de idólatra.

Sin embargo, la Biblia de las Ediciones Paulinas arbitrariamente reemplaza el término "sodomita" que consta en la versión original del libro de Reyes por el término "hombres afeminados". El libro del profeta Job ha sido considerado como la obra maestra de la poesía hebrea, en sus meditaciones este poeta exalta la justicia, la pobreza y el sacrificio; condenando la impiedad, la iniquidad, la hipocresía, la soberbia y la vanidad. Cuando Job se dirige a aquellos que fingen amor a Dios, los condena tildándolos de "hipócritas de corazón" y por esta falta los relaciona con los habitantes de Sodoma.

En el libro de Isaías que es el más extenso de los libros proféticos, su autor denuncia la corrupción política, la opresión y la crisis moral de la nación. Sin embargo lo que más le preocupaba a Isaías era la práctica de la idolatría, por esta razón llama a los idólatras de su comunidad: "príncipes de Sodoma y Gomorra".

Los errores que mayor preocupación dieron a Isaías fueron la injusticia y la adopción por parte del pueblo judío de los cultos extranjeros, por este motivo les increpó cuestionándolos que de que sirven "los holocaustos de carneros y el sebo de animales gordos, la sangre de bueyes, ovejas o machos cabríos a Dios", si no se restituye al agraviado, si no se hace justicia al huérfano, y no se ampara a la viuda.

Un siglo después de Isaías vivió el profeta Jeremías, este personaje fue testigo de la destrucción de Jerusalén a manos del devastador ejército babilónico. En sus lamentaciones sobre la desolación de Jerusalén, el profeta trae a memoria la ciudad de Sodoma y aquí manifiesta que "la falta de equidad" de sus habitantes fue la causa del castigo que le sobrevino.

Muy lejos de Jerusalén y cautivo en Babilonia el profeta Ezequiel sufría por la destrucción y asolamiento de la tierra de Israel, para Ezequiel la maldad de Jerusalén fue la causa para su desgracia, y compara esta maldad con la de Sodoma. Según este profeta los pecados de Sodoma fueron los siguientes: "soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad, y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso".

En el libro del profeta Amos, se hace un llamado al arrepentimiento de los idólatras y de los que viven entregados al lujo derivado de la explotación de los pobres y se acusa a estos malvados de "oprimir y quebrantar al menesteroso" tal como en Sodoma y Gomorra.

En el libro de Sofonías, se llama a los habitantes de Jerusalén a buscar justicia y mansedumbre, porque según el profeta a los soberbios les llegará el fin tal como a Sodoma y a Gomorra. Revisando minuciosamente la Biblia, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamentos se comprueba con asombro que en ninguna parte de ésta se menciona que la decadencia moral de Sodoma es debido a la conducta homosexual de su población.

Al realizar una investigación a lo largo de la historia judía a los intérpretes de sus Escrituras, nos encontramos ante uno de los exegetas más importantes y reconocidos, como fue Filón de Alejandría. Este filósofo y teólogo judío cambia la visión que tuvieron sus predecesores sobre la decadencia de Sodoma, cuando manifestó que las prácticas homosexuales de su población fue la causa de la ruina de Sodoma y Gomorra.

Este rabino de Alejandría enseñó en su comunidad que "los sodomitas renunciaron a la ley de la naturaleza y se entregaron a la borrachera, a la comida y a las formas prohibidas de coito..." y que además "se les ocurrió que los varones tuvieran sexo con varones sin respeto por la naturaleza sexual".

En sus obras Filón señala que entre los habitantes de Sodoma "algunos varones jugaron el rol femenino y se dedicaron a corromper el género humano...y por esta causa cuando intentaron tener descendencia no lo pudieron hacer porque se les volvió el semen infértil".

Para entender las razones que tuvo Filón de Alejandría para ofrecer esta visión sobre la conducta sexual de los habitantes de Sodoma, es necesario conocer ciertos hechos históricos de la época en la que este personaje vivió. Filón vivió en Alejandría, Egipto entre los años 25 A.C. y 50 D.C. , siendo por lo tanto contemporáneo de Jesús de Nazaret. Fue un gran admirador del humanismo de los griegos, pero sintió horror por las costumbres de éstos especialmente por su licencia hacía las relaciones homosexuales. Este rabino judío estuvo entregado con pasión a la comunidad judía y a su fe, su misión consistió en explicar la Biblia a sus correligionarios y a defender su contenido frente a los paganos.

Filón fue un hombre muy influyente entre los judíos, pues pertenecía a la alta burguesía económica, su familia estaba emparentada con los Herodes por esta situación este teólogo proporcionó el oro y la plata que cubrían la puerta del templo de Jerusalén. Una de las obsesiones de Filón era reformar la filosofía griega tradicional para adaptarla a las exigencias de la Biblia.

Este personaje tuvo que enfrentar dos adversidades en su condición de líder de la comunidad judía de Alejandría, la primera fe detener la asimilación constante de los jóvenes judíos a las costumbres griegas y la segunda enviar un execración a los emperadores romanos que habían ultrajado con sus intensiones a la fe judía.

Nuevamente se hace indispensable retroceder en el tiempo para conocer los cambios que la conquista griega provocó en los jóvenes judíos y la intromisión desconsiderada que realizaron los Césares en la religión judía. Para el conocimiento y análisis de esta parte de la historia se ha utilizado las obras de Dion Casio, Cornelio Tácito, Suetonio, Flavio Josefo y el libro Segundo de Macabeos.

Empezaremos el año 332 A. C. en que el pueblo judío fue conquistado por Alejandro Magno. La liberalidad del pueblo griego sedujo a los jóvenes judíos quienes se fueron convirtiendo a las costumbres de los griegos totalmente tolerantes y permisivos con las relaciones homosexuales.

Los judíos religiosos vieron este hecho histórico como una decadencia moral, puesto que los judíos jóvenes de Jerusalén y los de la diáspora empezaron a hablar en griego, utilizando el hebreo solo en los actos religiosos. La penetración cultural fue tan intensa que no hubo más alternativa que traducirse el Tanaj (Biblia) del hebreo al griego, a esta traducción se la conoce como Septuaginta porque fue realizada por setenta y dos rabinos..

El libro de Macabeos informa que durante la helenización de su cultura el sumo sacerdote Jasón "fue arrastrando a sus compatriotas a las costumbres de los griegos....e introdujo costumbres contrarias a la Ley...así pues gustoso fundó un gimnasio bajo la misma fortaleza e indujo a lo mejor de la juventud a educarse al modo griego. La vida a la manera griega se propagó por la influencia de Jasón, que tenía más de impío que de sumo sacerdote". Las costumbres griegas estaban tan de modo que los sacerdotes ya no mostraban interés por el servicio del altar "despreciaban el Santuario y descuidaban los sacrificios del altar. No apreciaban en nada los usos de sus padres y tenían por muy superiores los valores de los griegos".

El extremo de la helenización de la cultura judía se dio en la región de Galilea por este motivo en los círculos religiosos de Jerusalén se subestimaba a los ciudadanos procedentes de esta región.



Se conoce de varias fuentes que los gimnasios y termas fueron en tiempo del imperio romano y griego los sitios ideales de ligue homosexual.

El año 63 A. C., finalizó la dominación griega en Judea y empezó el dominio de los romanos, los nuevos gobernantes mostraron desde un inicio una actitud de respecto hacia las relaciones homosexuales tan detestadas por los círculos religiosos judíos.

Se sabe que los Césares fueron grandes estrategas militares, diestros gobernantes y admirables oradores, pero se convirtieron en una amenaza letal para los judíos en el instante que pretendieron ser adorados por éstos, ultrajando la religiosidad de los judíos que era la esencia misma de aquel pueblo.

Los Césares tuvieron varias mujeres e hijos por lo que se puede suponer que su sexualidad fue predominantemente heterosexual, sin embargo sus biógrafos informan que sus prácticas homosexuales estuvieron saturadas de violencia y crimen. Durante la niñez de Filón de Alejandría sus maestros le informaron que el emperador romano Julio César, fue considerado como un hombre de costumbres afeminadas y que además este gobernante acostumbraba a comprar esclavos a precios elevadísimos para su satisfacción sexual.

La vida sexual de Julio César era un escándalo para los judíos religiosos, mas no para el pueblo romano, Julio amo a muchos hombres y mujeres por esta razón sus críticos lo llamaban "marido de todas las mujeres y mujer de todos los maridos", su gobierno terminó el año 27 A. C.  Luego de Julio César gobernó el imperio romano Augusto. Sus cuestionadores lo consideraron un afeminado y le reprocharon el haber conseguido la adopción de su tío Julio César "al precio de bajas complacencias". Por la forma en que Augusto se prostituyò en España se lo calificó de pederasta.

La relación entre César Augusto y los judíos fue desastrosa, este César menospreció públicamente a la religión judía e intentó la veneración de sus fieles cuando mandó a colocar en Jerusalén imágenes suyas.

A continuación de Augusto, el año 14 D.C. , gobernó el Imperio Romano el emperador Tiberio, este rey prohibió los cultos extranjeros en Roma y obligó a los judíos a quemar sus vestiduras y objetos de culto. A los judíos más jóvenes se los distribuyó en las provincias de clima malsano con el pretexto que debían prestar el servicio militar.

En Alejandría, Filón era avisado que Tiberio había ordenado desterrar a todos los judíos de Roma y si éstos no obedecían se los condenaba a la esclavitud para el resto de su vida. Durante el gobierno de Tiberio se instituyó una especie de ministerio público que aterrorizó a Filón, a este organismo de gobierno se llamó "la intendencia de placeres", aquí el gobernante hizo entrenar a niños de tierna edad para que le practiquen sexo oral.

Era por demás sabido en el Imperio Romano que los hombres hermosos provocaban arrebato en Tiberio, así durante una ceremonia prendado el César por la belleza de dos muchachos, los secuestró, los violó y luego ordenó que se les quiebre las piernas. Muerto Tiberio el año 37, empezó el gobierno de Calígula, durante este periodo las relaciones de hostilidad entre Filón de Alejandría y el César alcanzaron el clímax.

El gobierno de Calígula realizó una serie de actos de hostigamiento contra los judíos que vivían en Alejandría. Todo empezó cuando el rey Herodes Agripa fue objeto de burla en un gimnasio, este acto fue planificado por Flaco un ex amante de Calígula. Los historiadores dan a entender que entre estos señores existía un triangulo amoroso

Luego de la burla en la que Herodes fue el objeto, los judíos de Alejandría consideraron al hecho con una ofensa contra su comunidad, pues "un príncipe judío era ridiculizado por paganos". Para agravar el conflicto, Calígula trató de ser adorado por los judíos, para ello ordenó erigir estatuas suyas en las sinagogas. La negativa de los judíos a este plan, acarreó la persecución del mandatario quien ordenó el cierre de varias sinagogas. Las protestas de los judíos provocaron que centenares de éstos fueran asesinados, quemados, crucificados, quemados vivos y a los que se negaban a comer carne de puerco se los asesinaba.

En el año 40 Calígula intentó hacerse levantar una estatua en el templo de Jerusalén, desistiendo finalmente por la intervención de su "amigo de placeres Herodes". Ante tanta barbarie, Filón buscó la clemencia de Calígula, sin embargo éste lo humilló públicamente increpándolo por preferir el culto a un Dios sin nombre, a un culto a Calígula.

Para exteriorizar su repulsión por los judíos, cuando Calígula se refería a éstos manifestaba "estos imbèciles son más dignos de lástima que de vituperio". Mientras tanto, en la corte romana todos los chistes ofensivos fueron armados para burlarse de los judíos. Bufones divertían al emperador contando chistes que, ordinariamente tenían como blanco a los judíos.

En cuando a las apetencias sexuales de Calígula se conoce que a éste le gustaba travestirse, se vestía con trajes de gala y zuecos de mujer y se hacía llamar "Venus". Este gobernante amó a muchas mujeres y también a Menester, un actor de pantomimas a quien lo besaba públicamente. Para mantener relaciones homosexuales organizó el deporte de cazar jóvenes campesinos para que fueran llevados ante él a manera de rehenes y le sirvan sexualmente.

Durante el gobierno de Calígula la manutención de las fieras de los circos se la realizó con la carne de sus enemigos políticos. Esta vez el César personalmente echó vivos a los judíos para que sean devorados por las fieras.

Luego de analizar esta información recolectada, se puede entender los motivos que tuvo Filón de Alejandría para dar una explicación sobre la destrucción de Sodoma tan diferente a la explicación que dieron los profetas de la Biblia y los autores del Nuevo Testamento.

Dentro de la religión judía practicada en Alejandría en la época de Filón, era imprescindible detener la permanente asimilación de los jóvenes judíos a las costumbres griegas y al mismo tiempo para el líder de esta comunidad, el rabino Filón era una obligación moral enviar una nota de advertencia a los gobernantes del Imperio Romano sobre lo que les iba a suceder.

El año 54 empezó el reinado de Nerón, Filón de Alejandría ya había muerto y el cristianismo surgía en el Imperio Romano como un movimiento social dentro del judaísmo pero con una fuerza arrolladora.  Se conoce que Nerón repudió siempre los cultos religiosos, y el cristianismo nació promulgando la igualdad de todos los hombres sin diferencias de nacionalidad, género o raza. Esta actitud de los "denominados cristianos" era para el gobernante una insolencia que ponía en riesgo sus intereses.

El conflicto que Calígula tuvo con Filón de Alejandría ahora lo tenían los cristianos con Nerón. En este ambiente surgía el cristianismo y junto a él un tipo de literatura conocida con el nombre de literatura apocalíptica. Estas obras literarias tenían como meta anunciar la caída del Imperio Romano. En esta ocasión Nerón para los cristianos era la personificación del mal, puesto que su conducta sexual y su tiranía no se diferenciaba de los reyes que le antecedieron en el trono de Roma.

Esta vez los cristianos influenciados por las leyes religiosas judías, se santiguaron cuando supieron que Nerón mantenía comercio sexual con jóvenes millonarios y mujeres casadas. Cuando Nerón deseaba algo lo conseguía por medio de la fuerza irracional, así es como obligó a un muchacho llamado Espora a que se castre para transformarlo en mujer y convertirlo en su esclavo sexual, mientras públicamente se "hacia atender por su propio liberto Doriforo a quien en cambio le servía de mujer". Como es de imaginarse estos actos de violencia sexual espantaban a judíos y cristianos por igual.

El extremo de las locuras de Nerón se dio cuando éste se casó en calidad de mujer con un individuo llamado Pitágoras. La ceremonia se realizó con toda la solemnidad e inclusive el emperador llevó un velo nupcial al igual que las mujeres romanas.  La comunidad cristiana que vivía en Roma y que tenía como líderes a Pedro y Pablo consideró que el matrimonio entre el tal Pitágoras y Nerón eran señal de que el castigo divino al fin llegaba al pueblo romano, tal como le sucedió a Sodoma

Es en el gobierno de Nerón donde realmente se afianzó la versión que Filón de Alejandría ofreció sobre la conducta sexual de los habitantes Sodoma. Esta creencia se fortaleció dentro del cristianismo naciente para luego universalizarse, luego del incendio de Roma. El 19 de julio del año 64 se produjo un incendio descomunal en Roma, en este flagelo se quemaron diez mil manzanas y doscientos mil romanos se quedaron sin hogar. Los testigos presenciales cuentan que "ninguno se atrevía a remediar el fuego, habiendo por todas partes muchos que, no solo prohibían con amenazas el apagarse, sino que arrojaban públicamente tizones y otras cosas incendiadas sobre las casas".

Para la comunidad cristiana de Roma el incendio fue un castigo divino por "la maldad del príncipe" y la visión aterradora del flagelo fue inmediatamente relacionada con el castigo a de Sodoma.Muchos historiadores han acusado del incendio de Roma a Nerón quien "no podía soportar la fealdad de los viejos edificios y la angostura y recoveco de las calles" de esta ciudad. Este pavoroso incendio no determinó la caída del Imperio Romano tal como lo esperaban los filósofos apocalípticos. Por el contrario fue el principio de las persecuciones que Nerón desató contra los cristianos.

Conforme el cristianismo se ha ido extendiendo en el mundo, el mito de Sodoma ha ido creciendo. Los principales beneficiados con la explicación que Filón dio sobre los habitantes de Sodoma han sido las personas inescrupulosas quienes encontraron un chivo expiatorio, culpando a los homosexuales de las catástrofes, de las hambrunas, de las guerras, y de todas las torpezas cometidas por gente inmoral.

Los estudios geológicos realizados a lo largo del siglo XX han informado, que el ahondamiento de la corteza terrestre en donde se acumula el agua del Mar Muerto es debido a una falla tectónica. Al estudiar el subsuelo de este mar interior, se han localizado grandes yacimientos petrolíferos y aproximadamente cinco fallas geológicas, por lo que fácilmente se puede deducir que la zona es proclive a los movimientos terráqueos

También se ha podido conocer que durante los terremotos en esta región, masas de petróleo suelen emerger del fondo del Mar a la superficie en cantidades considerables y al ponerse en contacto con la atmósfera estas masas se inflaman. La teoría de que Sodoma (Usdom) fue destruida por un terremoto es sostenida por el profesor Kyle y Albright quienes en 1924 encontraron en la esquina sureste del Mar Muerto los restos de un asentamiento humano abandonado entre los años 2500 a 2000 A.C.

Actualmente, gracias a los avances científicos en las especialidades de geodinámica, arqueología y teoría de catástrofes, se puede considerar que es muy probable que la destrucción de la ciudad de Sodoma se haya dado paulatinamente y a medida en que sus habitantes la fueron abandonando, a consecuencia de la inestabilidad geológica de la zona del Mar Muerto.



BIBLIOGRAFÍA

FUENTES PRIMARIAS
La Biblia, versión Reina Valera, / La Biblia, versión Torres Amat, / La Biblia, versión Ferrara, / La Biblia, versión Paulista, Suetonio, Los Doce Césares / Flavio Josefo, Antigüedades Judaicas / Tácito Cornelio, Los Anales / Dion Casio, Historia Romana / W.F.Albright, Arqueología Palestina / Filón de Alejandría, Exégesis espiritual de la Escritura

FUENTES SECUNDARIAS
Francois Castel, La historia de Israel y de Judá / J. López, La prostitución / R. Coppel, Las religiones / Henry Halley, Compendio Manual de la Biblia / Jean Danielou, Ensayos sobre Filón de Alejandría / Jan Hopman, La sodomía en la historia de la moral eclesial / Boswell John, Cristianismo, Tolerancia Social y Homosexualidad.


Autor: Eduardo Ramón L.©


No hay comentarios:

Publicar un comentario